Patrimonio urbano
Francisco de Goya
Tu nota: Nota media: 3.0/5 Votaciones: 89
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Francisco de Goya
Fecha:
1990
Lugar:
Madrid
Descripcion:
C/ Saavedra Fajardo, 32
Distrito: Latina
Colocada en el año 1990
Editor: Ayuntamiento de Madrid
Tipo:
Placa conmemorativa
Signatura:
s/sig

Comentario
En este lugar estuvo la Quinta del Sordo, donde vivió FRANCISCO DE GOYA de 1819 a 1824 y en ella realizó las Pinturas Negras.

La Quinta del Sordo fue la última residencia de Goya en Madrid y en España. En ella reunió los objetos de su vida y sus vivencias más sinceras. Esta propiedad a la esquina derecha del Manzanares la compró en 1919. En el 1923 se la dona a su nieto Mariano por miedo a las represalias fernandinas por su defensa de lo liberal.

En ella vive con Leocadia Zorrilla de Weiss y sus dos hijos. Es un momento de su vida que quiso separarse de la vida cortesana y hacer una producción artística comprometida y de reflexión. Su resultado fueron las Pinturas Negras, que fueron realizadas como frescos y que agraciadamente se encuentran en su totalidad en el Museo del Prado.

En 1857 Marianito, su nieto, vendió la Quinta del Sordo -se llamaba así antes de ser de Goya- a una de sus acreedoras Doña Francisca Vildolsola y Aizpuru, que luego fue su esposa, volviendo a recuperar la Quinta. Tuvieron una hija, Luisa, que se cayó por la escalera de esta casa arrastrando lesiones que la hicieron morir en plena juventud.

Pedro de Répide cuenta su experiencia de cruzar el Puente de Segovia, subir un otero con trigo y amapolas y llegar al jardín que fue de Goya “a la cumbre del Olimpo… La casa es un antiguo palacete abandonado. Solo de verla se siente que allí han pasado muchas cosas… El viejo palacete tiene una noble y magna puerta. Su verjería deja ver, como a través del cancel de una capilla, el vestíbulo y la escalera. Sobre los hierros del zaguán hay un blasón ducal y se ve luego el pavimento de pórfido rojo, y como después de una breve galería de mármol se desdobla la escalinata en sendas ramas elegantes. Un jarrón del siglo XVIII, que tiene hermanos en la Granja y en Aranjuez preside el lugar. Y abajo, a los dos lados del vestíbulo, se yerguen medias columnas neoclásicas que sirven de sustento a unas águilas de oro.”

Mapa
Opiniones