Lo más valorado (632)




Patrimonio urbano
Obelisco del Dos de Mayo
Tu nota: Nota media: 3.0/5 Votaciones: 318
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Obelisco del Dos de Mayo
Fecha:
Entre 1 de Enero de 1821 y 31 de Diciembre de 1821
Descripcion:
Pétreo (granito, caliza y arenisca)
Altura: 30,00 x Anchura: 10,00 x Fondo: 10,00 m.
Plaza de la Lealtad / (Paseo del Prado)

Monumento conmemorativo, organizado en tres cuerpos sobre un zócalo: el inferior, planteado como un panteón, elevado sobre una base escalonada; el central adornado con cuatro esculturas en cada frente; y el superior u obelisco de planta cuadrada y remate apiramidado. En el cuerpo bajo, y hacia el Paseo del Prado, un hueco resguarda el simulado sarcófago entre crespones, mientras que en el frente opuesto un relieve escenifica el león de Francia pretendiendo devorar a España, representada en la figura de un niño, que se aparta sosteniendo el escudo de sus reinos y una lanza. Dos ánforas flanquean este hueco.

Bajo el ataúd, en el basamento, se sitúa la leyenda: HONOR A TODOS LOS QUE DIERON SU VIDA POR ESPAÑA, con letras yuxtapuestas, y más abajo, en la cima de la escalinata, arde de continuo la llama votiva por los que dieron su vida por la patria. Los frentes laterales contienen amplias lápidas, inscribiéndose en la de la derecha el texto yuxtapuesto: LAS CENIZAS / DE LAS VICTIMAS DEL 2 DE MAYO DE 1808 / DESCANSAN EN ESTE CAMPO DE LEALTAD, / REGADO CON SU SANGRE. / ¡HONOR ETERNO AL PATRIOTISMO!; y en el de la izquierda: Á LOS MÁRTIRES / DE LA INDEPENDENCIA ESPAÑOLA / LA NACIÓN AGRADECIDA. / CONCLUIDO POR LA M.H. VILLA DE MADRID / EN EL AÑO DE 1840.

Coronando este cuerpo una cornisa con acróteras en los ángulos y el tondo con el relieve de los héroes DAOÍZ y VELARDE de perfil y su nombre inscrito incisamente en el frente principal. Éste encuentra su recíproco en la otra fachada con el escudo de Madrid, no así los otros dos que presentan coronas de laurel. El cuerpo intermedio cuenta con un zócalo octógono, sobre el que se levanta un volumen prismático de planta cuadrada, quedando en la superficie entre ambos el espacio suficiente para colocar cuatro estatuas clásicas de cuerpo entero y bulto redondo: un ángel guerrero en el frente principal y la inscripción incisa en su base PATRIOTISMO; a la derecha una figura femenina con escudo con la leyenda VIRTUD; a la izquierda un guerrero con casco, manto de león y lanza, dedicado al VALOR; y en el lado opuesto otra mujer sujeta a una columna y el título CONSTANCIA. Sobre este cuerpo se levanta el obelisco, en cuyo frente principal y parte inferior aparece la inscripción incisa: DOS / DE / MAYO.
Tipo:
Monumentos
Signatura:
s/sig
Núm Inventario:
s/n

Comentario
Gran hito arquitectónico, urbano y escultórico, dedicado a la memoria de los héroes del Dos de Mayo de 1808, levantado en el mismo lugar, el luego llamado Campo de la Lealtad, donde se fusilaron por orden del general Murat a muchos de los que se rebelaron contra la invasión francesa. Terminada la Guerra de la Independencia, las Cortes plantearon en 1814 la realización de un homenaje a las víctimas, pero la restauración de Fernando VII paralizó la propuesta, que no sería retomada hasta el comienzo del Trienio Liberal, momento en el que se convocó un proyecto que ganó el arquitecto Isidro González Velázquez y se colocó la primera piedra en 1821.

Paralizado nuevamente con la vuelta del absolutismo, volvió a ser retomado en 1836, bajo la regencia de María Cristina de Borbón, siguiendo la propuesta de González Velázquez y los modelos escultóricos de Esteban de Ágreda de 1823, que tuvieron que ser tallados entonces por José Tomás (el Valor), Francisco Elías (la Constancia), Sabino Medina (la Virtud) y Francisco Pérez (el Patriotismo).

En 1840 quedaba completamente acabado, inhumándose aquí los restos mortales de los fusilados, que se hallaban en la Iglesia de San Isidro, a los que se sumaron los de los héroes Daoíz y Velarde en 1909. Con la llegada de la democracia se decidió que el monumento extendiera el homenaje a todos los caídos por España en cualquier época, sustituyéndose los mecanismos de instalación de gas de la llama votiva que arde de continuo por un sistema modernizado. El 22 de noviembre de 1985 las obras de restauración y reordenación integral del monumento, proyectadas por el arquitecto municipal Joaquín Roldán Pascual, fueron inauguradas por el rey Juan Carlos I, coincidiendo con los diez años de su reinado.
Opiniones