Lo más valorado (184)




Patrimonio urbano
Estatua de Goya
Tu nota: Nota media: 2.9/5 Votaciones: 296
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Estatua de Goya
Fecha:
Entre 1 de Enero de 1902 y 31 de Diciembre de 1902
Descripcion:
Metálico (bronce)
Altura: 2,50 x Anchura: 1,00 x Fondo: 1,00 m.
Calle Felipe IV

Monumento escultórico constituido por tres cuerpos: basamento, pedestal y estatua. Consiste ésta en una figura completa de bulto redondo, de cuerpo entero y de pie, vestido a la moda de principios del siglo XIX, con gabán largo, pantalón, chaleco, pañuelo al cuello y fuertes botas. El sombrero alto lo sujeta con la mano izquierda, oprimiendo el pecho, mientras la derecha se apoya en un bastón, lo que le permite adelantar levemente esta pierna.

El artista está representado ya mayor con gran realismo, a partir de las imágenes pictóricas y escultóricas que se conservaban, destacando el rostro sereno y firme, con la mirada al frente y segura, transmitiendo brillantemente su legendario genio. En la base aparece la firma del autor con una inscripción yuxtapuesta: M. Benlliure.

El pedestal está organizado en dos parte principales, con diferencias en los materiales y tratamiento. El superior acoge la base pétrea donde se asienta la escultura, un bloque prismático en cuyos frentes aparecen las inscripciones yuxtapuestas: GOYA, en el principal; 1746 o fecha de su nacimiento en el oriental; 1828 en el occidental; y 1902 en el posterior, fecha de su ejecución.

Justo debajo se sitúa un bloque constituido por la unión de dos cuerpos troncopiramidales, el de arriba invertido, que sirve de base para tallar diferentes escenas alusivas a la obra del pintor, especialmente los aquelarres de sus pinturas negras y grabados, más la Maja Desnuda en la parte inferior. El basamento es un doble volumen prismático de caliza y bloques de granito, de gran sencillez, que se adapta al desnivel de la escalinata en la que se asienta.
Tipo:
Escultura
Signatura:
s/sig
Núm Inventario:
s/n

Comentario
Esta estatua homenaje al pintor Francisco de Goya es uno de los monumentos madrileños que más cambios de ubicación ha sufrido en el corto lapso de menos de medio siglo. Encargada por quien fuera alcalde de Madrid Alberto Aguilera al prestigioso escultor Mariano Benlliure en 1902, con el objetivo de que fuera colocada en una fuente, delante y a la derecha de la ermita de San Antonio de la Florida, donde hoy se hallan los restos del artista, finalmente se decidió su colocación sobre un pedestal en el Paseo de Coches del Parque del Retiro, delante de la Casa de Fieras, en el lugar que ahora ocupa la estatua de la diosa Hera. Aquí fue inaugurada el 5 de junio de 1902, pero pronto, tres años más tarde, y atendiendo a un decreto del alcalde Eduardo Vicente, habría de pasar a la calle Goya, en las proximidades de su cruce con el bulevar de Velázquez, con el fin de embellecer este sector de un incipiente barrio de Salamanca. Finalmente, en 1946 se trasladaba a su emplazamiento actual en el Paseo del Prado y junto al Museo, en sustitución de la del mismo pintor Goya y esculpida por José Llaneces aquí se encontraba.

El inmortal y genial Francisco de Goya Lucientes, natural de Fuendetodos (Zaragoza) en 1746 y fallecido en Burdeos en 1828, es el más importante representante de la evolución del arte pictórico universal, entre el último tercio del siglo XVIII y el primer cuarto del XIX. Iniciado en el barroco final o rococó, supo evolucionar hacia el neoclasicismo, que apenas sondeó, y especialmente adelantarse y preludiar muchos movimientos artísticos que surgirían con posterioridad, fundamentalmente el romanticismo, el impresionismo, el expresionismo y el surrealismo.
Opiniones