Archivo de Villa
Privilegio de Enrique IV eximiendo de pagar pedidos y monedas a los vecinos de la Villa de Madrid por su fidelidad a la corona. No se incluyen en la exención los pecho y servicios que deben los judíos y moros y los que corresponden a vecinos de otros lugares que se avecinden en Madrid.
Tu nota: Nota media: 3.0/5 Votaciones: 15
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Privilegio de Enrique IV eximiendo de pagar pedidos y monedas a los vecinos de la Villa de Madrid por su fidelidad a la corona. No se incluyen en la exención los pecho y servicios que deben los judíos y moros y los que corresponden a vecinos de otros lugares que se avecinden en Madrid.
Fecha:
15 de julio de 1465
Lugar:
Toro
Descripcion:
Original, papel.
43 x 28 cm. Letra cortesana.
Firmado en Toro. Julio, 15 año 1465.
Restos de sello de placa al dorso.

El pdf adjunto incluye la transcripción del documento extraída de "Documentos del Archivo General de la Villa de Madrid, interpretados y coleccionados por D. Timoteo Domingo Palacio", Tomo III.
Tipo:
Manuscritos
Signatura:
2-306-16

Comentario
Tras el nacimiento en 1462 de Juana, hija del rey Enrique IV, se convocaron cortes en Madrid para jurar como heredera a la princesa, más tarde conocida como la Beltraneja.

Paralelamente, los equilibrios de poder en la corte se fueron alterando con el cada vez mayor poder de Beltrán de la Cueva, valido del rey, quien llegó a desplazar de la Corte a los anteriormente poderosos Juan Pacheco, marqués de Villena, y su hermano Pedro Girón. De esta manera, mientras los Mendoza pasaron a apoyar al rey, Pacheco instigó a la Liga nobiliaria para apartar a Beltrán del poder y anular los derechos de Juana a la sucesión.

Para ello Pacheco puso en duda la legitimidad de la princesa, atribuyendo su paternidad al propio Beltrán de la Cueva, y pasó a custodiar a los hermanos del rey, Alfonso e Isabel. Debido a la situación de inestabilidad en el Reino, en octubre de 1864 el rey Enrique claudicó ante las exigencias de la nobleza, aceptando a Alfonso como heredero y permitiendo la caída en desgracia de Beltrán de la Cueva.

Sin embargo, en enero de 1465, Enrique no acepta las medidas de la Sentencia Arbitral de Medina del Campo que daban más poder a la nobleza, lo que provocó que sus adversarios proclamaran a Alfonso como rey, a pesar de contar sólo con 11 años. Pronto las diferencias acabarían provocando una guerra civil en la que Madrid se mantuvo al lado del Rey Enrique.

Finalmente el conflicto terminó en un paréntesis en 1468, debido al temprano fallecimiento de Alfonso y la proclamación de Isabel como heredera, a través de la firma del Tratado de los Toros de Guisando.

A través de este privilegio, Enrique premia la fidelidad de Madrid a la corona durante el conflicto. Hay que hacer notar, no obstante que quedaban fuera de la exención fiscal los pecheros, es decir el pueblo llano, los foráneos, los judios y los musulmanes, a pesar de que una de las acusaciones vertidas por Juan Pacheco y la liga nobiliaria era precisamente la de favorecer a judíos y musulmanes y perjudicar a los nobles en beneficio de gente de baja extracción social.
Opiniones