Hemeroteca Municipal
Paseos de Madrid: El parque del Oeste
Tu nota: Nota media: 3.0/5 Votaciones: 4
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Paseos de Madrid: El parque del Oeste
Lugar:
Madrid
Descripcion:
Fotografía extrida de la revista Nuevo Mundo del 24 de marzo de 1910.
Tipo:
Publicaciones periódicas
Signatura:
S/Sign

Comentario
Este monumento a los caídos en las guerras de 1898 que desembocaron en la pérdida de los últimos territorios españoles en América y Asia, las islas de Cuba y Filipinas, fue instalado en el recién creado Parque del Oeste hacia 1906. El monumento se ubicó en una zona elevada al final del actual paseo de Camoens, donde hoy se encuentra el monumento a Bolívar. Por su situación, sus dimensiones (25 m de altura) y su estilo grandioso era el auténtico protagonista del parque.

Fue realizado por el arquitecto Mariano Belmás en estilo ecléctico con la intervención del escultor Julio González Pola (1865-1929) que fue premiado con la primera medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes en 1908 por su proyecto de escultura Patria para este monumento. El boceto fue reproducido en bronce en una pieza y se conserva desde 1983 en el Palacio de El Pardo, procedente del Palacio Real de Madrid. La cuatro esculturas restantes, que representaban a Núñez de Balboa, Magallanes, Villamil y Vara del Rey, fueron realizadas por Aurelio Cabrera y Gallardo (1870-1939).

Fue promovido por suscripción popular por iniciativa del comandante Burguete y de algunos miembros de la Cruz Roja española en documento que firmaron J. Martínez Ruiz, Eduardo Marquina, Salvador Rueda, S. Rodríguez Serra, Juan Gualberto Nessi, Silverio Lanza, Jesús Fluixá, Pío Baroja, etc., en el espíritu regeneracionista de sus miembros. Las bases del concurso indicaban que el monumento simbolizaría “el pasado imperio colonial de España” y debería ser de grandes proporciones, severidad y sencillez con un primer cuerpo formado por una capilla “donde se pueden esculpir los nombres de los conquistadores y de todos aquellos que perdieron su vida”. Sobre este primer cuerpo, un segundo, “de ornamentación que sea símbolo y atributo del sacrificio glorioso de los muertos”. Para su construcción se creó una junta, bajo la presidencia del general Camilo García de Polavieja. El proyecto de monumento debió de salir a concurso en 1903. En 1906 se decidió en sesión plenaria del Ayuntamiento, con el impulso del alcalde Alberto Aguilera, que se situara en “lugar apropiado del Parque del Oeste, y en sitio principal que permitiera que fuese visto a su entrada en Madrid por los viajeros que llegaban a la Capital por la estación del ferrocarril del Norte...”. Durante la guerra sufrió graves deterioros y aunque el Ayuntamiento anunció en 1954 su reconstrucción, no se llegó a realizar.

Comentario extraído del libro "Dibujos en el Museo de Historia de Madrid: arquitectura madrileña de los siglos XIX y XX". Madrid, 2010.
Mapa
Opiniones