Biblioteca Histórica
Pregon en que su Magestad manda que ninguna muger de cualquier estado y calidad que sea pueda traer, ni traiga guardainfante, o otro instrumento, o trage semejante, excepto las mugeres que con licencia de las justicias publicamente son malas de sus personas
Tu nota: Nota media: 3.3/5 Votaciones: 8
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Pregon en que su Magestad manda que ninguna muger de cualquier estado y calidad que sea pueda traer, ni traiga guardainfante, o otro instrumento, o trage semejante, excepto las mugeres que con licencia de las justicias publicamente son malas de sus personas
Fecha:
1639
Lugar:
Madrid
Descripcion:
En la imprenta de Francisco Martinez.
[8] p. ; Fol.
Tipo:
Folletos
Signatura:
M 56

Comentario
Los guardainfantes son esos vestidos que lucen “Las Meninas” en los cuadros de Velázquez ceñidos a la cintura y con amplías faldas sostenidas con un armazón que hacía que las mujeres exhibieran una forma de campana.

En 1639 Felipe IV publicó este pregón que prohibía su uso por inmoral, que decía que “ninguna mujer de cualquier estado y calidad que sea pueda traer ni traiga guardainfante o otro instrumento o traje semejante, excepto las mujeres que, con licencia de las justicias, públicamente son malas de sus personas”. La inmoralidad del traje radicaba en que se decía que una mujer podía ocultar un embarazo llevándolo o que incluso podía ocultar a su amante bajo sus faldas si pensara que podía ser descubierta.

La prohibición no afectaba a las prostitutas, ya que, y esto también se argumenta en el decreto, vivían de su cuerpo y podía causarles un perjuicio no deseado por el rey.

Las multas por llevarlo ascendían a 20.000 maravedíes, pero la prohibición tuvo escaso éxito. No se dejaron de utilizar guardainfantes y estos cada vez fueron más ostentosos, hasta que 50 años después acabó imponiéndose otra moda más cómoda, venida desde la corte francesa.
Opiniones