Patrimonio urbano
Isabel la Católica
Tu nota: Nota media: 3.0/5 Votaciones: 65
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Isabel la Católica
Fecha:
Entre 1 de Enero de 1750 y 31 de Diciembre de 1750
Descripcion:
Pétreo (caliza y granito)
Altura: 2,85 x Anchura: 1,25 x Fondo: 1,10 m.
Jardines de Sabatini

Figura completa de la reina en pie, realizada como toda la serie en dos bloque de piedra, se caracteriza por su factura poco depurada como consecuencia de su proyectada ubicación a gran altura, aparece vestida a la época, con un manto que se recoge entre los brazos por la parte delantera, porta el cetro en la mano derecha y no está coronada. Se apoya en un pequeño pedestal con inscripción incisa y pintada en negro: "D. ISABEL LA CATOLICA / Mº Aº DE 1504".
Tipo:
Escultura
Signatura:
s/sig
Núm Inventario:
s/n

Comentario
Serie concebida por el fraile benedictino Padre Sarmiento entre 1750 y 1753 para la decoración exterior del Palacio Real y concretamente de la balaustrada corrida superior, atendiendo a los proyectos de Juvarra y Sacchetti. Fueron esculpidas ciento catorce estatuas, bajo la dirección de los escultores de S.M. Juan Domingo Olivieri y Felipe de Castro, que se llegaron a colocar total o parcialmente, pues durante el reinado de Carlos III el arquitecto mayor Francisco Sabatini llevo a cabo su desmontaje y almacenamiento en el Palacio.

En 1943 ocho de las estatuas de reyes que estaban en la Plaza de Oriente pasaron a los Jardines de Sabatini, proyectados en tiempos de la segunda República por el arquitecto Fernando García Mercadal donde estaban las antiguas caballerizas, y se instalaron alrededor del estanque que ordena el conjunto.

Isabel fue nombrada heredera de la corona de Castilla al morir en 1468 su hermano Alfonso. Su hermanastro Enrique IV reconoció sus derechos sucesorios en el Pacto de Guisando, en detrimento de su hija Juana la Beltraneja. Al casarse con Fernando II de Aragón en 1469, en contra de los intereses de su hermano, Isabel fue desheredada por éste en favor de su hija. A la muerte de Enrique IV, Isabel se autoproclamó reina de Castilla, desencadenando una guerra civil contra los partidarios de Juana, que finalizaría con la victoria de las tropas de Fernando el Católico en la batalla de Toro.

En 1492 se desarrollaron los hechos más relevantes de su reinado, como la conquista de Granada, que puso fin a la guerra con el reino nazarí, la conquista de las Islas Canarias, la expulsión de los judíos y el descubrimiento de América, en el que financió la expedición de Colón. El Papa Alejandro VI les otorgó el título de Reyes Católicos en 1494.
Opiniones