Lo más valorado (580)




Patrimonio urbano
Fernando III El Santo
Tu nota: Nota media: 2.9/5 Votaciones: 218
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Fernando III El Santo
Fecha:
Entre 1 de Enero de 1750 y 31 de Diciembre de 1750
Descripcion:
Pétreo (caliza y granito)
Altura: 2,90 x Anchura: 0,97 x Fondo: 0,97 m.
Jardines de Sabatini.

Figura del rey Fernando III el Santo, representado en pie, realizado como toda la serie en dos piezas de piedra de Colmenar, de tamaño más grande que el natural, vestido con coraza y cubierto con manto de armiño, en la mano derecha lleva el cetro y con la izquierda sujeta su escudo en el que aparece el busto en perfil de su primera mujer, Beatriz de Suabia. En la basa de la estatua aparece la inscripción incisa y pintada en negro: “FERNANDO 3º / EL SANTO / Mº Aº DE 1252”.
Tipo:
Escultura
Signatura:
s/sig
Núm Inventario:
s/n

Comentario
Serie concebida por el fraile benedictino Padre Sarmiento entre 1750 y 1753 para la decoración exterior del Palacio Real y concretamente de la balaustrada corrida superior, atendiendo a los proyectos de Juvarra y Sacchetti. Fueron esculpidas ciento catorce estatuas, bajo la dirección de los escultores de S.M. Juan Domingo Olivieri y Felipe de Castro, que se llegaron a colocar total o parcialmente, pues durante el reinado de Carlos III el arquitecto mayor Francisco Sabatini llevo a cabo su desmontaje y almacenamiento en el Palacio.

En 1943 ocho de las estatuas de reyes que estaban en la plaza de Oriente pasaron a los Jardines de Sabatini, proyectados en tiempos de la segunda República por el arquitecto Fernando García Mercadal donde estaban las antiguas caballerizas, y se instalaron alrededor del estanque que ordena el conjunto.

La estatua fue encargada a Olivieri, quien realizó asimismo las estatuas de Felipe V y Carlos I. También trabajó para esta estatua el escultor Diego Martínez de Arce, realizando una espada en madera dorada y dos coronas, según la propuesta del Padre Sarmiento de que llevara doble corona por ser santo y rey, que finalmente no se fundirían en bronce.

La figura representa al rey Felipe III el Santo, rey de Castilla entre 1217 y 1252, quien destacó en la Reconquista y en la lucha contra los moros, de ahí que se le represente habitualmente pisando la cabeza de un guerrero musulmán.
Opiniones